Lampad’air, una lámpara de volúmenes variables

La pequeña distancia que existe entre los triángulos que componen la estructura de esta lámpara permiten la liberación de pequeñas cantidades de luz, creando dinámicas líneas y un suave brillo cuando se instala en una habitación como iluminación ambiental. Hasta aquí todo normal.

Sin embargo, esta lámpara esconde un secreto. Y es que los jóvenes diseñadores Aissa Logerot y Mateo Marino han creado Lampad’air de un material elástico, capaz de aumentar su tamaño.

Cuando se hincha, las múltiples piezas triangulares que la constituyen se disocian permitiendo obtener una luz más intensa. Está equipada con una bomba eléctrica controlada por un programa informático que permite introducir el aire de tal forma que se consigue una fluctuación autónoma de su volumen. Por lo tanto, el usuario puede accionar la bomba e hinchar la lámpara de acuerdo a sus gustos y necesidades de luz en cada momento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vía: AissaLogerot, Fold

Anuncios

2 comentarios sobre “Lampad’air, una lámpara de volúmenes variables

  1. Esta lámpara me ha recordado a la Cubrik del genial Antoni Arola que produce Santa & Cole.
    Su aspecto segmentado y la posibilidad de personalización las hace conceptualmente similares. En este caso, la posibilidad de adaptarse al espacio disponible además incide en el tipo de luz que emite, por lo cual sus posibilidades de configuración aumentan. En el caso de la Cubrik, el sistema de personalización es muy simple y permite componer infinidad de posiciones que igualmente inciden en la luz propagada.
    La familia de lámparas Cubrik nace en 2005 con las dos modelos de suspensión de 36 y 100 lamas y debe su nombre al famoso cubo Rubik. La premisa de Antoni Arola en aquel momento fue la de producir una lámpara cúbica de gran formato que ofreciera tantas opciones de composición como estados de ánimo posibles, de modo que el usuario pudiera disponer de una lámpara diferente en cualquier momento.
    Actualmente, la serie consta de tres lámparas de suspensión y una de sobremesa. Además, ha incorporado un aplique, Wall-Cubrik, un módulo que multiplicado puede llegar a iluminar o “cubrikar” una pared completa. La familia no sólo crece en formatos, también en colores: la posibilidad de enrojecer el interior de las lamas intensifica la calidez y consigue aumentar el juego de luz.
    Ideas brillantes!
    http://www.santacole.com/en/catalogo/lamparas-de-suspension/cubrik-36-100
    http://www.estudiarola.com/indexfull.html

  2. Me parece muy original sobre todo por el hecho de personalizar la lámpara según tus necesidades.

    También la considero muy interesante por el hecho de aplicar materiales elásticos, que utilizados en un producto teóricamente estático como es una lámpara, le proporcionan nuevas propiedades . Otro caso similar es la aplicación de la “madera elástica” (de Bakery-design) a los muebles, que amplía las propiedades de la madera, haciéndola flexible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s