Gasómetros de Viena: renovación industrial

Estamos en Viena, antiguo barrio industrial de Simmering. Al horizonte se vislumbran cuatro antiguos gasómetros fechados en 1896, justo cuando la ciudad decidió invertir fuertemente en gas y electricidad. Se trataba de la planta de gas más grande de Europa: cuatro gasómetros y 500 kilómetros de líneas de gas.

Una vez se cerró la planta en 1984, estos cuatro cilindros gigantes fueron escenario de una película de James Bond y a día de hoy, se han llegado a convertir en un complejo residencial y comercial que luce como un atractivo más de la ciudad de Viena.

Cada uno de ellos mide 90.000 metros cúbicos y está rodeado por una fachada de ladrillo rojo que alcanza los 70 metros de altura y 60 metros de diámetro. Para hacernos una idea, los expertos cuentan que en su interior cabe una noria con toda su magnitud. Aunque los tanques en cuestión fueron destruidos, las paredes se encuentran en perfecto estado de conservación. Es por eso que allí se han ubicado algunos apartamentos residenciales, tiendas y restaurantes, como alternativa al ocio y al turismo vienés.

En cifras, estamos hablando de 70 tiendas, restaurantes, bares y cafés, un multicine de 12 salas, un auditorio para 4.200 personas, una guardería, el Archivo Nacional de Viena, 11.000 metros cuadrados de oficinas, 615 apartamentos y 230 habitaciones para estudiantes. Es así como los antiguos gasómetros de Viena se han convertido en uno de los principales sitios de ocio de la ciudad, símbolo histórico de su revolución industrial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vía: TwistedSifter

Anuncios

Un comentario sobre “Gasómetros de Viena: renovación industrial

  1. Sin duda, este es un claro ejemplo de arquitectura industrial y reutilización. Muchas veces este tipo de patrimonio se transforma en un museo, pero pocas veces vemos este tipo de arquitectura “reutilizada” o “reconvertida”.
    Algunos casos de usos distintos al original en España son:

    – El edificio Caixa Forum (Madrid): Transformación de la antigua subestación eléctrica, uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial del s.XIX, que permanecía en el casco antiguo. Tras casi un siglo en desuso, ahora ha recuperado su actividad convertida en un centro cultural y social (dos galerías, un auditorio, una mediateca, talleres, librería, restaurante…)
    Más info: http://www.arqueologiaypatrimonioindustrial.com/2008/02/museos-caixa-forum-madrid.html

    – Centro comercial Príncipe Pío (Madrid): Desde 2005 la estación es un gran centro comercial, conservando importantes y preciosas estructuras típicamente ferroviarias. La restauración de las fachadas ha respetado fielmente el aspecto original.
    Más info: http://www.laestaciondetren.net/FICHA%20ESTACION/principe_pio.htm

    – Espacio cultural el Tanque (Tenerife): Antigua refinería convertida en un espacio cultural donde se realizan exposiciones, eventos teatrales, musicales, de danza… El Tanque funciona como un espacio de bisagra entre el pasado y el futuro.
    Más info: http://espacioculturaleltanque.blogspot.com/2010/02/el-espacio-cultural-el-tanque-el.html

    Como en todas las cosas, hay gente que está a favor y otros en contra. Hay quien apoya la reutilización en sentido contemporáneo de las estructuras antiguas, con el fin de devolverles vitalidad, y por otra parte, están los detractores, quienes sólo ven ahí especulación comercial contraria a la conservación del patrimonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s